La vida con Kraus.

Inicio este post dedicándoselo a mi perrita Coca… Descansa en paz y perdóname por no haberte ayudado ni haberme dado cuenta de lo que ocurrió contigo. Te tengo presente todos los días desde que nos dejaste de manera repentina, pero quiero que sepas que, aunque en un principio no quería que estuvieras en nuestras vidas, ahora te extraño más que nunca. Fuiste una compañera fiel y tendré en mi corazón el último día que jugamos juntas, por siempre. Te quiero, Coca querida. 

IMG_3773

Así fue… La Coca fue mi primera mascota que tuve en mi casa. Estuvo con nosotros casi 10 años en mi casa y mi papá fue quien la trajo a vivir con nosotros cuando recién era cachorra de 3 meses aproximadamente. Nos dejó el sábado 25 de Junio, de manera repentina y sin molestarnos… porque en realidad era lo menos hacía: molestar. Cuidó la casa con mucho amor y cariño y nos protegía mucho. Era una gran compañía, para todos en casa.

Y aunque su partida fue un dolor en nuestros corazones, de la nada ha llegado un nuevo miembro a nuestra casa que me ha dado fuerza y ánimo en este periodo y que creo que Coca hubiera amado igual. Les presento a Kraus.

13524496_10209930142391589_5912644303565497055_n

Tiene dos meses de edad, pesa un poco más de 6 kilos y se ganó mi corazón ❤ … El primer día que llegó me puse a llorar y lo abracé tanto que se dejó querer de inmediato y desde entonces no se separa. Aunque mi papá le gustaba el nombre Otto y le anda diciendo Otto Kraus, quedó como Kraus para mi.

Es juguetón, muerde todo y se hace en todas partes… 💩… es como la parte que menos me gusta de cuidarlo, porque reconozco que soy asquienta y con los olores también tengo un problema serio… Pero he ido aprendiendo con Kraus a aguantar simplemente.

Ya lo llevé a su primer control con la veterinaria y me acompaña en algunos momentos en la casa a prender la estufa y a buscarle agua. El patio está hecho un desastre en estos momentos porque a mi papá se le ocurrió hacer arreglos y colocar una parrilla nueva (arreglando su casa, como siempre), pero anda tranquilamente el Kraus por el patio y dejando sus regalitos… 😛

En las noches se duerme en una cajita tapado con una chaqueta vieja que tenía mi papá por ahí, come un montón y siempre anda con sed. Me preocupo de verlo en las mañanas y en las noches… y sobretodo antes que me voy a la escuela. Hay que ponerle pronto sus vacunas y comenzamos el proceso con desparasitarlo.

Es un proceso de aprendizaje que estoy dispuesta a tomar con él, porque con la Coca anteriormente no lo hice, ya que en ese tiempo no pensé que tener un perro fuera una buena idea, pero la verdad es que te enseñan mucho los animales y cuando estuve en momentos tristes, la Coca siempre se me acercaba para darme un poco de su cariño a su manera.

Espero que el Kraus siga creciendo y sea toda una experiencia aprender de él. Ya quiero sacarlo a pasear y que ande conmigo por todos lados. Al final, mi papá tendrá que acostumbrarse con el nombre, aunque no le guste. 😛

Anuncios

Un comentario en “La vida con Kraus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s